Cómo maximizar la eficiencia de la asignación de carga académica

11, jul, 2018

Isabel S.
BY: Isabel S.

Una asignación eficiente y efectiva de docentes contribuye a una exitosa planificación académica y a potenciar el ambiente de aprendizaje tanto para estudiantes como educadores.

Porque muchos de los factores críticos para que el equipo docente sea de calidad y rinda a su máximo dependen de la gestión misma de la institución que los emplea.

Una parte crucial de esta gestión es la determinación de la carga académica para cada docente en un período específico.

Este procedimiento comúnmente sigue las siguientes etapas:

1. Conocer la disponibilidad horaria y de asignatura(s) a impartir de cada docente

La institución debe facilitar un espacio de comunicación físico y digital para que cada docente informe su disponibilidad horaria y asignatura(s) que puede ofrecer en un período determinado. En el caso de usar una plataforma tecnológica de gestión de recursos institucionales, el docente por lo general ingresa su información en el sistema y puede verificar que la información esté correcta. 

2. Analizar y compatibilizar la carga académica con cada docente

En esta etapa el área de planificación y las direcciones de carrera comparan la cantidad de horarios, asignaturas, secciones de estudiantes y jornadas con la disponibilidad de los docentes, tanto de planta como temporales. A continuación, alinean estos antecedentes con las necesidades académicas del período.

Durante este proceso la institución hace una propuesta de carga académica inicial. El docente debe aceptarla, modificarla o rechazarla según su disponibilidad, argumentando causales que la institución previamente definió como válidas para tal efecto. 

3. Asimilar comentarios del docente a la propuesta de carga académica

El docente debe tener un período asignado de días para entregar sus observaciones y discrepancias con la propuesta de horarios.

Es importante que la institución ofrezca oportunidades presenciales y digitales al educador para que entregue sus comentarios, así como un proceso claro a seguir una vez recibida esta retroalimentación. 

4. Entrega de la propuesta de carga académica final

Una vez asimilados los comentarios y/o modificaciones, el docente es informado de la carga académica definitiva que tendrá en el período académico previo al inicio del año lectivo.

Para lograr que este proceso sea inteligente y pertinente a la planificación estratégica, el área a cargo debe conocer bien las características de sus docentes.

Con ese fin, debe levantar constantemente información real y fidedigna, a través de sondeos y almacenamiento de datos generados mediante la plataforma de gestión de recursos institucionales que ocupe.

En ese aspecto, un software de análisis de datos permite reunir una cantidad inmensa de información y procesarla para conocer mejor qué necesitan los docentes para entregar una enseñanza de calidad. 

Estos datos recabados deben permitir a la institución responder las siguientes preguntas:

Horarios y clases
  • ¿Cuáles son las asignaturas a asignar?
  • ¿Cuáles son los horarios y en qué jornada?
  • ¿Cuál es el tamaño mínimo y máximo de las clases?
  • ¿Cuál es el ratio estudiante/docente permitido y cuál es el óptimo?
  • ¿La carga académica incluye o excluye horarios de capacitación docente o talleres de refuerzo de estudiantes?
Selección de clases
  • ¿La asignación es inamovible o flexible en partes o su totalidad?
  • ¿El docente puede elegir horarios o es unilateral?
  • ¿La asignación se basa en experiencias de años académicos pasados?
  • ¿La planificación recoge comentarios y experiencias de docentes?
  • ¿Con qué procedimiento la institución decide entre docentes que quieren el mismo horario, asignatura y/o jornada?
Contenido de clases
  • Hay clases que requieren materiales o recursos adicionales?
  • La asignación considera necesidades especiales expresadas por estudiantes o docentes (aspectos físicos, acceso a servicios, cercanía a bibliotecas, etc.) 
Identificación
  • ¿Qué tipo de contrato de trabajo tiene el docente?
  • ¿Qué requisitos mínimos debe cumplir el docente?
  • ¿Qué requisitos adicionales puede presentar para mejorar su clasificación? 

Conclusión

La asignación de carga académica de cada docente es un componente clave dentro de la planificación estratégica de una institución educativa.

Esta programación debe seguir un proceso riguroso, fidedigno y real, alineado con el principal objetivo institucional, que es proveer una enseñanza de calidad.

Sin embargo, la gestión deficiente perjudica el clima educativo, teniendo como resultado docentes que trabajan en horarios, asignaturas o jornadas inadecuados, afectando su rendimiento.

Descarga tu ebook "Cómo elegir una solución tecnológica para la gestión de Educación Superior"

Acerca del Autor

Isabel tiene más de 10 años de experiencia desarrollando, liderando y ejecutando estrategias de Marketing y Comunicación a nivel internacional (EMEA, USA y LATAM). Trabajó para empresas B2B de distintos rubros: nutrición, logística y educación. Además es bilingüe en alemán y español y tiene un nivel muy alto de inglés y francés.

Deja un Comentario

Post relacionados

18, jul, 2018

¿Por qué una universidad necesita un ERP en la nube?

Independiente si es un sistema de gestión in-house o externo, las características de un ERP Cloud pueden ser la clave para..

5, jul, 2018

Cómo modernizar la gestión de una institución académica con estos KPI enfocados en Educación

Para mejorar algo, primero hay que medirlo. La Educación Superior es una industria que recientemente comenzó a usar métricas..

13, jun, 2018

Los 6 beneficios de planear tiempo y salas con un software de gestión

Planificar el uso de espacios y tiempos con la ayuda de un software de gestión es crucial para que una institución académica..