Claves para una cultura assessment en la Educación Superior

Camila Aguirre y Camila Acevedo Assessment
Compartir en

En nuestro blog anterior hablamos sobre el tema Assessment desde la universidad para lograr el éxito estudiantil, en el cuál entendimos que existen múltiples beneficios al integrar el Assessment desde la entidad educativa. Las herramientas tecnológicas son sin duda de gran ayuda, pero generar la cultura para que esto se mantenga en el tiempo es otro desafío que puede implicar costos para el plantel educativo

A continuación, conoceremos más a fondo el ciclo de mejora continua y te daremos algunos tips para incorporarlo en la cultura de la institución.

El ciclo assessment o ciclo de evaluación de la calidad corresponde a una serie de pasos que debe realizar la institución para recolectar evidencia y detectar oportunidades de mejora. Una aproximación es partir por las siguientes etapas:

1. Identificar los resultados de aprendizaje de los estudiantes


Los resultados de aprendizaje identifican una medida observable y medible del conocimiento, actitud o valores que el estudiante obtiene al finalizar una experiencia de aprendizaje.

Para escribir Resultados de Aprendizaje se sugiere:

  • Describir en una oración el conocimiento, habilidad, actitud o valor que se espera que el estudiante obtenga al finalizar la experiencia educativa.
  • Usar verbos de acción, por ejemplo: Define, Caracteriza, Escoge, Analiza, Evalúa, Construye.
  • Además de asegurarse que pueda ser observable y medible, considerar el tipo de evidencia que pueda ser recolectada.

Estos Resultados de Aprendizaje pueden referirse a una experiencia educativa acotada, como un curso, o pueden escribirse en torno al plan de estudios, o el sello de la institución, por ejemplo.

2. Mapeando el aprendizaje del estudiante


El proceso de mapeo busca identificar “recorridos curriculares” o secuencias de cursos, los cuales contribuyen a la generación de conocimiento y logro de los resultados de aprendizaje.

Los mapas curriculares son una herramienta eficaz para evaluar la consistencia de una carrera en su conjunto, permitiendo detectar si hay alguna competencia que está siendo atendida por muchas asignaturas o, al contrario, por ninguna.

Para esto, los sistemas de información son cruciales para almacenar la información y entregar una visualización organizada. Consecuencia de esto, los departamentos administrativos pueden tomar medidas como realizar comités de profesores para facilitar la apropiación del proceso. 

3. Eligiendo el método de evaluación y las estrategias de enseñanza y aprendizaje

Los métodos de assessment son las estrategias, técnicas, herramientas e instrumentos que sirven para recolectar información que permita determinar en qué nivel los estudiantes demuestran los resultados de aprendizaje deseados.  

Por cada resultado de aprendizaje se recomienda una combinación de mediciones directas e indirectas. Por ejemplo, encuestas al estudiante; éstas combinadas con los resultados de sus pruebas pueden indicar información muy valiosa.

Algunas recomendaciones son incluir mediciones directas, tales como:

  • Cursos o Proyectos Capstone: Integra conocimiento, habilidades y actitudes que el estudiante adquiere a lo largo del programa. Este tipo de cursos o proyectos proveen un medio para asegurar el logro de los resultados de aprendizaje a lo largo de una disciplina
  • Portafolio: El trabajo del estudiante es recolectado durante todo el programa de estudios y es evaluado a través de una lista de chequeo o rúbrica. Los portafolios pueden contener trabajos de investigación, reportes, pruebas, exámenes, casos de estudios, videos, ensayos personales, autoevaluaciones, ejercicios, etc.
  • Pruebas estandarizadas: Si bien hay mucha polémica sobre las evaluaciones estandarizadas, no pueden dejarse fuera las evaluaciones que son desarrolladas por instituciones externas que utilizan estándares regionales o nacionales.

En un nivel más profundo el portafolio del estudiante es donde se va evidenciando su avance. Esta forma de recolección de evidencia va de la mano con el lifelong learning,

Algunas mediciones indirectas son:

  • Observaciones: Información que puede ser recolectada a través de la observación de ciertos eventos como las clases, trabajo en grupo, sesiones de estudio. Las observaciones proveen información valiosa del comportamiento de los estudiantes y sus actitudes.
  • Encuestas a egresados: Provee información acerca de la satisfacción con el programa y la preparación del mismo para desempeñarse en el mercado laboral. Las encuestas pueden servir para consultarle a los estudiantes que identifiquen qué cosas pueden ser cambiadas, mantenidas, mejoradas o expandidas.
  • Revisión de Syllabus: Revisar el syllabus involucra determinar si el curso está cumplimiento las metas y resultados de aprendizaje que se establecieron.

 

4. Reuniendo data y recolectando evidencia

Al momento de formular un resultado de aprendizaje se debe elegir qué tipo de evidencia se recolectará para certificar el nivel de dominio de la competencia.

El artículo Evaluación por competencias con valores y emociones positivas expone sobre  los distintos métodos de evaluación, los cuáles deben estar correctamente alineados con los criterios de evaluación, que se definen como la forma en que se medirán los resultados de los estudiantes.

Martínez explica; “las listas de verificación, las escalas de puntuación y las rúbricas de calificación son imprescindibles para evaluar el desempeño de forma que el estudiante disponga previamente de los criterios que se seguirán en la evaluación y para mantener una evaluación lo más acorde a la competencia evaluada independientemente del momento subjetivo del evaluador o del proceso de evaluación”.

Las calificaciones de los estudiantes, por su parte, solo tendrán sentido, si es un efecto del aprendizaje. El estudiante puede estar más enfocado en lograr una buena calificación mostrando la evidencia de lo que el profesor va a calificar, pero no en aprender, perdiéndose del objetivo.

Hay que tener en cuenta que para medir un resultado de aprendizaje no basta con una prueba, se debe medir desde varios niveles. Aquí te dejamos distintos ejemplos para generar evidencias extraídos de Lifeder.com: 

  1. Evidencia directa: Muestras de trabajos del estudiante.
  2. Evidencia que nos muestre la pertinencia de los instrumentos de evaluación utilizados: una copia del enunciado del instrumento.
  3. Evidencia de los criterios de evaluación utilizados: copia de la rúbrica utilizada.
  4. Evidencia del nivel de logro alcanzado por los estudiantes: calificaciones.
  5. Evidencia indirecta que permita evaluar el proceso de aprendizaje: El tiempo que los estudiantes destinaron al desarrollo de la tarea.

5. Cerrando el ciclo con acciones basadas en datos

Evaluar el progreso no solo del estudiante, sino del professor, y los departamentos administrativos, permite una retroalimentación constante. El ciclo de evaluación de calidad puede aplicarse en cada uno de estos estamentos:

A nivel de estudiante:

  • ¿Qué metodos son los más efectivos?
  • ¿Qué cambios se deben realizar para apoyar al estudiante?
  • ¿Qué ha aprendido el estudiante?
  • ¿El estudiante puede demostrar las nuevas habilidades aprendidas en otros proyectos?
  • ¿Cuáles son los siguentes pasos a seguir?

A nivel de programa:

  • ¿Cómo afecta la carga del plan de estudios?
  • ¿Están correctamente ubicados los prerequisitos?
  • ¿Qué tan bien el programa está cumpliendo su propósito en el total del curriculum?
  • ¿El diseño del programa resuena con los resultados esperados?

A nivel de institución:

  • ¿A qué adhieren los programas educativos de la institución en términos de aprendizaje de los estudiantes?
  • ¿Qué tan bien se están logrando los objetivos y resultados de la institución para el aprendizaje de los estudiantes?
  • ¿Cuánto han aprendido nuestros estudiantes a lo largo de sus años universitarios?
  • ¿Qué tan bien educa la institución a los estudiantes para las complejidades del siglo XXI?
  • ¿Qué pruebas hay de que la institución esté cumpliendo su misión educativa?

 

Ciclo de mejora continua

 

Para integrar estos pasos del ciclo se debe crear una cultura assessment. Aquí te contamos cinco claves para integrarla:

 Automatizar los procesos

La incorporación de una nueva herramienta y tecnología que creen una estructura de organización interna facilitará a los departamentos administrativos para el cambio de mentalidad, se trata de ingresar la información organizadamente para que se genere una estructura de los resultados de aprendizaje definidos y permita generar informes en cualquier momento.

Revisar constantemente los indicadores de rendimiento

Esta información siempre disponible se utilizará para detectar tendencias y tomar decisiones. Según Pearson, “la capacidad de realizar ajustes informados en última instancia mejora el aprendizaje general de los estudiantes y las tasas de éxito, sin mencionar la retención y la efectividad de la acreditación”.

Establecer el ritmo óptimo para el éxito de los estudiantes

Parte de la evolución en este proceso es asumir que cada estudiante es diferente y para ello se deben desarrollar vías de aprendizaje personalizadas y adecuadas que puedan ser medibles. Una herramienta tecnológica facilitará el aprendizaje centrado en el estudiante y la eficacia colaborativa a través del monitoreo de los datos. Gracias a esta información los docentes podrán colaborar en el éxito de los estudiantes informadamente.

Recopilar, proporcionar comentarios y anotar el éxito de los estudiantes

La capacidad de estructurar los datos para distintos procesos de la institución educativa y alinearlos con los estándares de las acreditadoras hoy, es más importante que nunca. La cultura de la evaluación facilita la obtención continua de resultados.

Evaluación coherente de la enseñanza y el aprendizaje

El cambio cultural, al igual que el ciclo de evaluación de calidad, solo llegan a concluirse cuando del proceso se obtenga la suficiente retroalimentación para avanzar luego de un análisis detallado. Al recopilar y evaluar regularmente la experiencia de estudiantes, docentes y administradores, se puede optimizar el aprendizaje en temas como: carga de trabajo, tamaño de la clase, efectividad de objetos de aprendizaje, entre otros.

Al seleccionar un método de evaluación se debe tener en mente qué datos se recolectarán y qué actores de la institución son fundamentales para este proceso; sin duda la inclusión de profesores es de suma importancia para tener información de primera fuente, es fundamental que el proceso se aplique en distintos niveles de assessment, como le explica el artículo: Evaluaciones en educación para certificaciones de alto desempeño.

Conclusión

La tecnología adecuada, combinada con una estrategia colectiva y el compromiso de la comunidad para implementar evaluaciones contantes y prácticas analíticas, lograran el cambio esperado para que la Institución de Educación Superior en su conjunto logre el éxito, el que se traduce en la formación de profesionales integrales y de alto nivel.

Una solución tecnológica otorga a la IES la oportunidad de contar con un sistema que detecta dónde podrían estar las falencias, y evaluar la eficacia del instrumento de evaluación. Es muy importante lograr una coherencia entre las metodologías de enseñanza de aprendizaje y los criterios de evaluación, tanto para mantener informado al estudiante, como para contar con evaluaciones acorde a las competencias que se desean lograr y no a las subjetividades del momento de la evaluación.

Assessment