Hacia los cursos en línea: La experiencia de las facultades

Comparte
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

«Training developers need to integrate seamlessly into the curriculum instead of viewing it as an add-on, an after-thought, or an event.»- Heidi Hayes Jacobs

«Vamos a hacer las cosas distinto este año». Esa frase por si sola, ya genera cierta resistencia al cambio por parte de los equipos de trabajo ¿Qué se hace entonces cuando el cambio ni siquiera estaba planificado? ¿Cuando las circunstancias terminan por mover a la institución completa? Es precisamente lo que pasó con las instituciones de educación superior frente a la emergencia, que en el corto tiempo tuvieron que pasarse del mundo de las clases presenciales tradicionales a uno completamente distinto, con otros ritmos y reglas de interacción. Nadie estaba preparado.

Desde la plana docente

administrar el conocimiento

 

Es interesante lo que el cambio de paradigma por la emergencia sanitaria causada por el COVID-19 puede causar en los docentes, ya que forzó a muchas Instituciones de Educación Superior a una transición a los entornos de aprendizaje en línea.

En general, los currículos académicos tienen la tendencia a privilegiar una orientación mucho más en línea con las publicaciones y la investigación, donde pocas veces es requerido el presentar credenciales en pedagogía y métodos de enseñanza. No es que haya uno mejor que el otro, pero lo que nos ha dejado la experiencia es que el quiebre abrupto en el método tradicional de enseñanza, donde las clases presenciales eran la norma, ha dejado a muchos docentes sin su principal herramienta. Son expertos en su área, pero falta dinamismo en la entrega de esos contenidos.

Para profesores de medio tiempo o muy ligados a la industria este fenómeno ha sido aún mayor, ya que son expertos en su campo de trabajo, pero no en su enseñanza. En el sentido de que ellos recibieron su formación de cierta forma, sus estudiantes esperaban recibirla bajo un esquema similar, y hoy nos encontramos frente a una situación muy distinta.

Desde la institucionalidad

web SENATI

 

Tanto los estudiantes como los docentes tienen hoy nuevas necesidades. Una dirección interesante está en el rediseño de las plataformas, para que sea fácil encontrar el contenido, que se pueda ir directamente a la información. Muchos sitios de instituciones ofrecen una mirada más de marketing, cuando lo que debería primar, por lo menos en las etapas iniciales de adopción, es poder acceder a los cursos en línea.

Desde el departamento de tecnologías

Material complementario ejemplos

 

Las instituciones han adquirido licencias de varios software que permiten apoyar la labor del docente, o reemplazar el uso de laboratorios prácticos por simuladores en línea. Centralizar la información, al mismo tiempo que ofrecer guías rápidas de cómo instalarlos, configurarlos y responder a preguntas técnicas enfocadas al desarrollo de la clase apoyan a docetes y alumnos a sobrellevar la situación.

Cerrando las brechas

«Las instituciones y cómo se relacionan con los cursos en línea tiene que cambiar, no es un proceso que se detenga. Lo que hizo la pandemia fue solo acelerar el ritmo.»

¿Cuál es la mezcla correcta de interacciones síncronas y asíncronas? ¿Qué tipo de contenido debo subir para complementar la clase? ¿Cómo hago un video? ¿Qué tipo de evaluaciones se pueden hacer en el LMS? Se está volviendo común ver cómo se han formado comunidades docentes, que buscan transmitir a partir de la experiencia, las mejores prácticas que han logrado adquirir en este corto tiempo. Están dispuestos a aprender. Esta es, ante todo, una buena oportunidad de aprendizaje también, pero no podemos esperar que ocurra sin errores ni asperezas. Es importante el apoyo de la facultad, para que ésto no se traduzca en una percepción de baja calidad y aumento de quejas por parte de los estudiantes

El problema no es lo que hay que hacer, sino el cómo podemos escalar ¿Cómo poder ofrecer el nivel de soporte necesario sin sobre dimensionar el pago de las herramientas? ¿Cómo apoyar a todos los docentes en la transición de metodología de enseñanza? ¿Cómo incorporar los cursos en línea dentro de la cultura de la institucion?

¿Qué pasa si «hacer las cosas distinto este año» termina dando buen resultado? ¿De aquí en adelante, todos los cursos tendrán algún componente, o un equivalente completo, en línea? ¡Vamos por una estrategia de aprendizaje digital!

 

CTA-covid