Transición online: el primer paso para convertirse en un Smart Campus

Comparte
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Nunca antes en la historia de la educación superior tantas personas en tantos roles diferentes trabajaron tan duro para alcanzar un solo objetivola rápida transición de la instrucción presencial al aprendizaje remoto. La Transformación Digital puede comenzar por distintas razones, pero hoy es evidente que la generación de comunidad entre educadores y estudiantes es fundamental, más allá del aula. 

Siguiendo un enfoque transformador, las universidades comienzan a dar pasos naturales a la adopción de aulas inteligentes, sistemas de registro de asistencia y soluciones tecnológicas que integren análisis de datos para facilitar la planificación académica, el éxito del estudiante y la mejora continua de los planes de estudio.  

 El desafío de un Campus inteligente ha cobrado otro sentido, debido a una situación de crisis a nivel internacional, la Transformación Digital se ha vuelto esencial de la noche a la mañana, invitando a las Instituciones de Educación Superior a dar un paso gigante a la Universidad del Futuro. A través de la necesidad de realizar la planificación de cursos y  experiencias en línea, la diversificación de las formas en que se enseña e interactúa con los estudiantes es esencial para no caer en la deserción. El seguimiento de los pasos de mejora continua con el nuevo modelo de educación a distancia también es un paso en esta transición. Es importante identificar servicios y herramientas que realmente puedan no tan solo apoyar en la adopción de cursos e-learning, sino también a mantenerlo atractivo, efectivo y eficiente.  

 Los estudiantes cada día más lo están pidiendo, las nuevas generaciones buscan experiencias intuitivas y mantenerse siempre conectados, las instituciones que están al día con la transformación digital reconocen esta necesidad y han comenzado a utilizar tecnología que facilite estos intercambios. Global Information Inc. reportó que e-learning fue uno de los mercados de mayor crecimiento en 2019, una cifra que tenderá al alza con los acontecimientos de 2020. 

Universidades del Futuro: Smart Campus  

 Smart Education es un concepto que abarca la transformación de la forma convencional de pedagogía en torno a métodos contemporáneos que utilizan tecnologías de información y comunicación (TICs), representa un enfoque en la reorientación de las estructuras de las IES y los procesos administrativos en torno a los estudiantes individuales y sus necesidades de aprendizaje. 

Todo este proyecto educativo necesita de un lugar adaptado a las nuevas necesidades de los usuarios, es por esto que la consultora Gartner define campus inteligente como «… un entorno físico o digital en el que los humanos y los sistemas con tecnología interactúan en ecosistemas cada vez más abiertos, conectados, coordinados e inteligentes. Múltiples elementos, incluyendo personas, procesos, servicios y cosas, se unen para crear una experiencia más inmersiva, interactiva y automatizada para estudiantes, personal, profesores y partes interesadas de una universidad o colegio «. 

Las IES están reflexionando sobre sus objetivos y remodelando su infraestructura y servicios, conduciendo a la interacción que sirve intuitivamente y fomenta resultados positivos construido sobre prácticas innovadoras que aprovechan las tecnologías emergentes para mejorar la experiencia del consumidor. El personal administrativo también espera tener lugar en estos cambios, lo que les permite concentrarse en lo significativo, actividades que cumplen un verdadero propósito y promueven la misión del campus.  

Sin embargo, hoy, este actuar inmediato ha tomado un rol esencial y crucial para el continuo aprendizaje y compromiso de los estudiantes. La exigencia hoy, de pasar a aprendizaje en línea, requiere la experiencia de académicos, administrativos, oficinas tan diversas como la accesibilidad estudiantil y los asuntos estudiantiles, el consejo general del campus, los programas fuera del campus, acreditadores, comunicaciones y una increíble variedad de elementos del Smart Campus orientados hacia el estudiante 

Marco Estratégico para un Smart Campus 

El fomento de un ecosistema interconectado genera una experiencia distinta y enriquecedora para todos los miembros, pero para lograrlo se requiere cambiar el enfoque de procesos a resultados, conocer a los estudiantes a través de Focus Group o dinámicas de Design Thinking para encontrar los casos de uso que más se adaptan al proyecto institucional.  Esto permitirá encontrar las innovaciones más idóneas para los resultados que se quieran obtener de acuerdo al plan estratégico.   

Por otro lado, el Design Thinking como mentalidad, promueve la colaboración y empatía por el alumno, valores que deben seguir inculcándose en el aprendizaje a distancia, realizando intervenciones de desarrollo del personal académico en torno al uso de la tecnología en la enseñanza y el aprendizaje podría ayudar a más académicos a innovar sus prácticas.  

En relación a este marco estratégico Deloitte entrega los principios clave para fomentar  una conexión y experiencia a nivel de consumidor para cualquiera que interactúa con el campus de esta forma, ya sea dentro de él o de forma remota, la comunidad permanecerá conectada:  

  • Intuitivo y fácil de usar:

Los estudiantes de hoy son nativos digitales por lo que querrán interactuar con la tecnología sin fricciones. La experiencia del usuario debe ser central, inteligencia real centrarda en pensar en las personas en el “viaje del estudiante” y de cada uno de los tipos de usuarios subyacentes.  

  • Pensamiento de diseño y centrado en la persona:

La interacción con la plataforma debería estar habilitada por múltiples 

interfaces: video, voz, gesto, tacto. La plataforma debe estar diseñada para  ser predictiva y abordar a cada uno de los usuarios de forma personalizada 

  • Un Campus modular, adaptativo, flexible, e inteligente:

Las necesidades del campus y la tecnología para apoyarlos evolucionará constantemente, por eso las soluciones a utilizar deben usar una arquitectura de diseño basada en microservicios que guían la transformación del campus. Los microservicios son autónomos y  sus componentes reutilizables, con el objetivo de crear capacidades de software y soluciones que están acopladas libremente y aprovechar las capacidades de las soluciones antiguas.  

Este enfoque arquitectónico permite la flexibilidad de «morphing» servicios, que permite el campus inteligente evolucionar con el tiempo y permite capacidades 

para ser reutilizado de cualquier manera. Esto a su vez, ayuda a los sistemas a ser diseñados de una manera eso puede ayudar a garantizar el cambio constante Se abordan las necesidades de los usuarios finales. 

  • Adoptable y escalable:

La solución está diseñada para permitir que las IES colaboren con sus pares a escala o masivamente. Mientras que la mayoría las instituciones de educación superior son locales en su alcance y escala, un campus inteligente permitirá la escalabilidad global para cumplir con los objetivos de la institución y capaz de adaptarse a situaciones actuales, que obligan a las instituciones a tomar medidas rápidas y concretas.   

Si los estudiantes están en un aula física en el campus o en un aula virtual en línea (participando desde cualquier parte del mundo), la solución se puede construir para apoyarlos. 

Beneficios de un campus inteligente 

La consultora Deloitte realizó un mapeo de las principales características que deberían tener estas instituciones y los beneficios que otorga adoptar estos cambios, los cuáles detallaremos a continuación. 

  • Fomenta el compromiso dinámico 
  • Permite el desarrollo de nuevos modelos de negocio y flujos de ingresos 
  • Fomenta la cultura digital para crear y recopilar datos 
  • Proporciona información contextual basada en comportamientos, intenciones y ubicaciones de los usuarios 
  • Guía a los estudiantes hacia el éxito estudiantil 
  • Fomenta la interacción de la comunidad al brindar información de profesores y miembros de la facultad 
  • Mejora la eficiencia operativa y efectividad de la educación 
  • Aprovecha las innovaciones de otros entornos inteligentes e industrias 
  • Se convierte en un modelo para diseñar, implementar y probar soluciones sostenibles que mejoren aspectos socioegológicos y realizar un trabajo territorial con la universidad 
  • Evoluciona y se moderniza constantemente a lo largo del tiempo 

 

De manera indirecta la comunidad educativa se beneficia a través del cambio cultural, con nuevos modelos de aprendizaje y dinámicas de uso del campus, cada estudiante tiene acceso a herramientas de conferencia y puede acceder a sesiones de colaboración en segundos. La transmisión de pantalla y el uso compartido de aplicaciones también permite a los estudiantes trabajar en colaboración sin estar físicamente en el mismo lugar. En ese mismo sentido de colaboración, la señalización digital, el reconocimiento facial y las tarjetas inteligentes pueden mejorar la capacidad de los estudiantes para moverse por el campus con facilidad, lo que facilita la realización de tareas y transacciones de rutina.  

Conclusión 

Las decisiones que alguna vez tomaron semanas ahora toman horas, los impedimentos organizativos y burocráticos previamente arraigados para la toma de decisiones ágiles están siendo superados por la necesidad de moverse rápidamente y a escala institucional. 

 Hoy en día en el ecosistema dentro de las Instituciones de Educación Superior, una cantidad y un rango sin precedentes de personas empleadas en universidades, como docentes y personal, están trabajando a toda máquina para lograr este paso a la instrucción online.

Los docentes, que nunca han tenido que enseñar a los estudiantes sin mirarlos cara a cara, se enfrentan repentinamente al desafío de enseñar utilizando solo medios digitales de instrucción y comunicación. El personal que trabajó en la gama completa de servicios que ofrecen las universidades ahora pasa la mayor parte de su tiempo trabajando para apoyar a los profesores y estudiantes en el aprendizaje remoto.  Y a todos les preocupa que esto sea lo más correcto posible para nuestros estudiantes y nuestros profesores. 

Ya existía una transición a un Smart Campus, pero hoy se hace más tangible cada día que pasa, es una forma de vivir la universidad que pronto tendrá múltiples variaciones de acuerdo a los objetivos de cada IES, por eso, para un proyecto de esta envergadura se debe estudiar a los integrantes de la comunidad y continuar conociéndolos en el tiempo. Como consecuencia la experiencia universitaria generará referentes y no meros reproductores del conocimiento.

 

Planning

 

CTA-covid