La importancia de la acreditación en educación superior

Isabel S. Acreditación
Compartir en

Comisión Nacional de Acreditación

En Chile existen 178 instituciones de educación superior, 126 son autónomas y de ellas 81 están acreditadas (64,3%).

Como una manera de certificar el cumplimiento del proyecto educacional y de asegurar la existencia y aplicación de mecanismos eficaces de autorregulación y aseguramiento de la calidad, las instituciones de educación superior chilenas se someten al proceso de Acreditación.

Este es voluntario y pueden acceder a él todos los establecimientos autónomos, así como las carreras de pregrado, programas de posgrado y especialidades. Según la ley 20.129, es un requisito obligatorio para las carreras de Medicina y Pedagogía.

El Sistema de Aseguramiento de la Calidad establece que el organismo encargado de verificar y promover la calidad de las universidades, institutos profesionales y centros de formación técnica es la Comisión Nacional de Acreditacion, CNA, organismo que cuenta con un amplio registro de pares evaluadores convocados por concurso público, quienes son responsables de cubrir el conjunto de aspectos relativos a los distintos procesos de acreditación, proporcionando información clave para las decisiones que debe tomar la entidad.

La Acreditación consta de la autoevaluación, donde la institución analiza la información disponible sobre sus propios propósitos, a través de consultas a fuentes internas y externas. Luego se establece el plazo para entregar el informe de autoevaluación y se dan a conocer las normas, criterios de evaluación, plazos y aranceles asociados a la evaluación externa. Esta última, a cargo de los pares de expertos, revisa los informes y verifica en terreno la información declarada. Si bien el proceso concluye formalmente con el juicio de la CNA, el aseguramiento de la calidad exige mantener un permanente control de las acciones de mejoramiento.

Se puede acreditar por diferentes periodos, los cuales dependerán de la solidez de los mecanismos de calidad que tenga cada unidad. Mejores resultados, mayor es la cantidad de años que recibe la institución. En Chile, de las 81 instituciones acreditadas, el 60% lo está por más de 4 años.

U-Improve

El total de universidades tradicionales está acreditado y el 85% de las universidades privadas autónomas también. En el caso de los institutos profesionales y los centros de formación técnica, la cifra es inferior al 50%.

Existen diferentes tipos de Acreditación: institucional, de carreras, de programas de postgrados y de especialidades del área de salud, siendo el escenario ideal para un estudiante que escoge una determinada casa de estudios, es que ésta posea todas las anteriores. Si no es así, lo principal es ingresar a un ente educacional acreditado, aún si la carrera o el programa escogido, no lo está.

¿Por qué elegir una institución acreditada?

Al momento de ingresar a la Educación Superior es imposible no pensar en la importancia de la Acreditación, ya que la búsqueda de calidad institucional es un factor prioritario en ese proceso. Lo anterior se ve acentuado cuando el estudiante necesita financiamiento estatal o recursos que cuenten con garantía del Estado, ya que para obtenerlos es esencia que la institución que han elegido cuente con Acreditación por parte de la CNA. En el caso de los postgrados acreditados, sus alumnos podrán optar a fondos concursables de becas con financiamiento estatal.

A pesar de la relevancia de lo anterior, el hecho que una institución no obtenga la acreditación, significa que no cumple con las condiciones de calidad.

Según afirma la Comisión Nacional de Acreditación, que una carrera o institución no se acredite, no impacta en la validez de los títulos que estos organismos pueden entregar. Establece que “son válidos todos aquellos títulos y grados otorgados por instituciones reconocidas por el Ministerio de Educación”.

Queremos conocer las experiencias que han vivido cuando se han sometido a este proceso. Sus opiniones y comentarios son importantes. Comparten sus impresiones.