Lo que toda plataforma tecnológica sobre gestión docente debe abordar

Isabel S. Tecnología
Compartir en

Además de dar clases, los profesores deben encargarse de diversas tareas como realizar evaluaciones, preparar clases, asignar jornadas y horarios, capacitarse constantemente, entre otras.

¿Cómo un software de gestión puede ayudarlos a optimizar sus tiempos y funciones?

Ya hemos visto los beneficios que trae un software de gestión para administrar tiempos y espacios y también las antiguas herramientas de planificación académica que la tecnología reemplaza.

Pero, ¿qué pasa en términos de gestión docente? ¿Qué necesidades debe cubrir una solución tecnológica?

Un software de gestión docente debe abordar aristas muy distintas a de las que una plataforma web para administrativos o para estudiantes requiere.

Como sabes, la función de un profesor va mucho más allá que dar clases. También implica planificación, capacitación, etc. Por lo tanto, el objetivo de un software de gestión enfocado a este usuario debe facilitar el desarrollo de procesos internos.

Asimismo, debe apuntar a la transformación del cuerpo docente en una comunidad que esté en mejora continua. La idea es que pueda registrar su trabajo, la forma en que lo hace y rescatar su visión de cómo la institución puede avanzar.

Todo software de gestión docente debería cubrir:

1. Abarcar no sólo las acciones de los docentes en relación con las clases, sino también otros aspectos como la investigación, la gestión académica y la mejora de las competencias personales. De esta manera, las universidades monitorean el trabajo de cada maestro y lo alinean con sus planes estratégicos.

2. Ser una plataforma en la cual el docente cargue los planes de trabajo de cada curso que enseña para la aprobación de autoridades superiores. A su vez, esto permitirá un uso óptimo de la infraestructura, ahorro de tiempo y la entrega de múltiples simulaciones.

3. Permitir un seguimiento estratégico de cada trabajo docente por carrera, facultad, campus y/o universidad.

4. Entregar etapas de revisión según un flujo de trabajo flexible, siguiendo la evolución del trabajo del docente en diferentes instancias, durante el período del año.

5. Ser amigable con el usuario, ya que hoy no todos los docentes son nativos digitales. En el caso del servicio tecnológico U-Faculty, la persona llena un mínimo de datos para planificar su asignatura. Además, todas las actividades pueden ser planificadas con hora, lugar y plan o método.

6. Ayudar a los docentes a organizar sus tiempos dentro y fuera de la sala de clases y a estar alineados con los objetivos. Por ejemplo, el profesor podrá crear actividades adicionales de docencia, como un taller, un comité para crear nuevas asignaturas o plantillas de evaluación, proyectos de investigación, tutoríals, etc.

Conclusión

Un software de gestión docente debe facilitar la organización de los profesores en todas sus aristas.

No sólo debe enfocarse en las clases, sino que también optimizar actividades evaluativas, investigativas y capacitaciones. Esto permitirá que cada programa académico cuente con cursos alineados y avance gracias a la sinergia que ocurre entre procesos comunicados entre sí a través de una plataforma tecnológica.

Descarga tu ebook "Cómo elegir una solución tecnológica para la gestión de Educación Superior"