Por qué el control de asistencia es clave para el éxito estudiantil

Isabel S. Tendencias
Compartir en

Lo que pasa dentro de la sala de clases puede ser un misterio para la administración en muchas instituciones de Educación Superior, pareciera que al cerrarse la puerta solo el profesor y los alumnos saben cómo se pasó la materia, o si efectivamente asistió la cantidad de gente que se lee en una dudosa lista escrita a mano.

La gestión de la sala de clases se ve como una tarea rudimentaria y de poco valor para el desarrollo de una carrera profesional, pero es fundamental para toda entidad educativa. Múltiples estudios demuestran que la asistencia está estrictamente relacionada con la retención del estudiante y, por consiguiente, el éxito estudiantil.

A continuación, te explicaremos por qué el seguimiento de la asistencia y notas pueden hacer una diferencia notable.

Existen preguntas claves que todo departamento de administración académica debe realizarse:

  1. ¿Cuántos estudiantes asistieron a la clase?
  2. ¿Qué contenidos se enseñaron?
  3. ¿Los estudiantes entendieron dichos contenidos?

Al cerrarse la puerta del salón de clases estas preguntas se convierten en un misterio, solamente reflejado por documentación que llega tarde, en forma de un papel, que pudo ser adulterado por un estudiante que quiso registrar como presente a un amigo.

La asistencia es clave para el éxito estudiantil

La asistencia a clases influye en variables como la recepción correcta de los contenidos y, por tanto, en el éxito académico general de una institución. Así lo demuestra un artículo de Minnesota State University, que recopila varios estudios sobre el tema.

En el primero de los estudios que presentan en el artículo se midió el impacto de los compromisos de tiempo de los estudiantes en las distintas actividades que conlleva el aprendizaje, entre ellas la clase. El estudio comprobó que lejos el compromiso de tiempo más valioso e importante en un curso es la clase presencial, donde el estudiante además de asistir estaba cognitivamente participando de la clase. Por esto, además de la asistencia a clases, es de gran importancia que los contenidos sean pasados de una forma que cause interés.

Otros de los reportes que cita dicho artículo retrata datos clave sobre el ausentismo. Los resultados son reveladores:

  • Las clases más pequeñas tenían menos ausentismo.
  • Cuanto más significativo sea el componente matemático del curso, menor será el ausentismo.
  • Hubo más ausentismo en los cursos de principios que en los cursos de nivel superior.
  • Cuanto mejor es la calidad del instructor, menor es el ausentismo.
  • El ausentismo se concentró principalmente en unos pocos estudiantes que faltaron a muchas clases, mientras que la mayoría de los estudiantes solo faltaron a unas pocas.

 

En otro estudio de dicha universidad se encuestó a los estudiantes de una facultad en relación a las distintas dimensiones de la clase, como el método de presentación, la gestión del aula, las habilidades profesionales, la relación con los estudiantes y la preparación del docente. Lo que llamó la atención fue que los encuestados que evaluaron mejor a los docentes tenían menos ausencias a las clases.

Comprender no solo es tarea del aula

Estar presente significa para el estudiante la oportunidad de procesar el contenido y realizar la codificación dual; un proceso más formativo, en el cual interactúan distintos canales de la memoria para la retención de la información. La toma de asistencia también sirve para responsabilizar al estudiante con el compromiso de asistir a adquirir los conocimientos. Un artículo de Berkeley Center of Teaching & Learning entrega tres importantes consejos para incentivar la responsabilidad y la motivación de los estudiantes por su proceso de aprendizaje:

1. Ayudar a los estudiantes a entender la importancia de la asistencia

Es necesario eliminar este mito del “control” de la clase, se debe instruir a los estudiantes sobre los beneficios del aprendizaje adquirido en clases y el ahorro de tiempo extra que significa para obtener una buena calificación.

2. Que el profesor haga que valga la pena asistir a la clase

El contenido por si solo no hará la clase. Con internet los estudiantes tienen un montón de fuentes para informarse, pero solo una clase motivante logrará que el aprendizaje sea duradero.

3. Hacer que los estudiantes sean responsables de su aprendizaje

Es necesario que el estudiante esté “cognitivamente” presente en la clase, para ello es necesario comprobar si está aprendiendo a través de controles sencillos e incentivándolo a hacer preguntas al final de la clase.

Por otro lado, otorgar herramientas para el seguimiento de las notas incentivará el compromiso de los alumnos.

Como lo refuerzan los estudios que revisamos, no solo se trata de la asistencia; ya con los estudiantes en la sala, comprobar la recepción de los contenidos y llevar un control de las calificaciones es fundamental para que el objetivo de la institución de Educación Superior, de formar a los estudiantes, se concrete.

Existen diversos tipos de evaluación del aprendizaje, por ello, la retroalimentación de los estudiantes y la apreciación del profesor sobre su desempeño es información muy importante para los departamentos administrativos de toda entidad educativa. Para esto, generalmente se realizan encuestas a los estudiantes, y los profesores por su parte, deben realizar un montón de papeleo al final del curso.

La tecnología ha generado nuevas herramientas para el control de la asistencia y el monitoreo de los aprendizajes que se producen en el aula. Estas herramientas de evaluación pueden ser utilizadas tanto por el profesor como por los alumnos, y permiten tener un feedback constante de lo ocurrido clase a clase.

Conclusión

Los estudios han demostrado que la gestión del aula no es un elemento meramente administrativo, la asistencia a clases está directamente relacionada con mejores resultados académicos, y el monitoreo de las percepciones, tanto de los profesores como de los alumnos, facilita a los departamentos administrativos el seguimiento de los objetivos propuestos para el curso.

Toda esta información es clave para que las instituciones de Educación Superior logren el éxito estudiantil.

Descarga tu ebook "Cómo elegir una solución tecnológica para la gestión de Educación Superior"